QUÉ PODEMOS HACER NOSOTROS POR EL DESARROLLO HUMANO

En el primer escrito decía que para paliar la situación de subdesarrollo que se vive en el Sur, todos y cada uno de nosotros podemos hacer algo tanto de manera individual como, sobre todo, colectiva. Individualmente, con nuestros votos y otras acciones podemos presionar a los poderes políticos para que asuman su responsabilidad humanitaria hacia estos países y su población; podemos velar porque en nuestro entorno no se produzcan situaciones de discriminación, desigualdad o injusticia, denunciándolo cuando así pase; también podemos ser consumidores de productos etiquetados como “comercio justo” (*), etc. Colectivamente, podemos colaborar con una o más ONGs (Organizaciones No Gubernamentales) como voluntarios, socios, etc.

Una ONG es una entidad de carácter privado y sin ánimo de lucro que tiene como finalidad trabajar por los derechos humanos, la promoción de la educación, la asistencia sanitaria, el desarrollo de la gente del Sur, la protección del medio ambiente, etc.

De hecho, cada ONG suele tener una especialidad concreta y las funciones que pueden llegar a ejercer son tan variadas como lo puedan ser las demandas de la sociedad. Las hay de ámbito local, regional, nacional e internacional.

Las ONGs nunca pretenden obtener ganancias de tipo económico, sino que son entidades de la sociedad civil que se basan en el voluntariado y que intentan mejorar algún aspecto de la vida de las personas.

Suelen financiarse mediante la colaboración de los ciudadanos (socios, donaciones…), de las aportaciones de organismos públicos (estatales, autonómicos, municipales…) y de la generación propia de ingresos (organización de acontecimientos, venta de productos…).

A pesar de nutrirse básicamente de voluntarios, puede ser que también contraten empleados como, por ejemplo, administradores, sanitarios, educadores, etc.

Las ONGs nunca han pretendido sustituir al estado u otros organismos públicos, sino que lo que quieren es complementar sus funciones. Por ejemplo, en la lucha contra el hambre cumplen las siguientes funciones, entre otras: incidencia política y vigilancia de los compromisos adquiridos por los poderes públicos en relación con este tema; campañas de concienciación en los países ricos norteños para que se conozcan las realidades del Sur y sensibilizarlos sobre las mismas; desarrollar programas específicos de lucha contra el hambre en los países más afectados por la inseguridad alimentaria y la pobreza; activar y gestionar programas de emergencia cuando se produce una catástrofe, etc.

Las ONGs más habituales se podrían clasificar en cuatro grandes grupos, aunque hay otras que por sus peculiaridades no se pueden encuadrar en ninguno de estos grupos:

  1. ONGsSociales: que trabajan en los sectores más desfavorecidos y marginados de nuestra propia sociedad. Hacen trabajos de asistencia, integración, prevención de la marginación, sensibilización de la opinión pública, etc. en los colectivosde inmigrantes, refugiados, gitanos, discapacitados, drogodependientes, enfermos, ancianos, sin techo, etc. Son muy conocidas en Catalunya Cáritas, Fundació Pare Manel, Arrels Fundació…
  2. ONGsde Derechos Humanos: que trabajan en la denuncia de la violación de los derechos humanos y en la defensa de estos derechos en todo el mundo. Hacen campañas de sensibilización de la opinión pública, presionan a los gobiernos, divulgan estudios e investigaciones, etc. Son muy conocidas aquí Amnistía Internacional, S.O.S. Racismo, Justicia y Paz…
  3. ONGsMedioambientales: que trabajan en la defensa del medio ambiente. Realizan acciones para evitar la extinción de algunas especies de animales, así como el estudio, conservación y defensa de la naturaleza en general. Son muy conocidas internacionalmente Greenpeacey WWF, y en la provincia de Lleida, Ipcena.
  4. ONGspor el Desarrollo: que tienen como objetivo impulsar políticas y actuaciones encaminadas al bienestar y desarrollo social de colectivosexcluidos o empobrecidos, principalmente en los países del Sur. También tienen una gran participación en las catástrofes que a menudo se producen en todo el mundo. Entre las más conocidas se encuentran Manos Unidas, Oxfam Intermon, Médicos Sin Fronteras…

Entre las ONGs que no encajan muy bien en los grupos anteriores, se encuentran p. e. la Asociación Española Contra el Cáncer, el Banco de Alimentos, la cooperativa de crédito Oikocrédit…

(*) Volviendo a lo que individualmente podemos hacer cada uno de nosotros, hay que decir que como consumidores, nuestras decisiones de cada día pueden tener un impacto global. Por el mero hecho de escoger productos fabricados en condiciones laborales justas, o ecológicos, o de temporada, o de proximidad, o de comercio justo, ya estamos contribuyendo a un mundo más equilibrado y reduciendo nuestra huella ecológica.
Se trata de consumir atendiendo a criterios socio ambientales y laborales más justos.

También a la hora de dejar nuestro dinero en un banco podemos escoger la llamada banca ética, la cual garantiza que no se invertirá nuestro dinero en negocios dedicados a la compraventa de armas, o al expolio ambiental, o a sostener regímenes dictatoriales, etc. y suelen dar microcréditos a emprendedores y, sobre todo, a emprendedoras de los países del Sur.

Pero, sobre todo, el primer paso que tenemos que dar para aportar nuestro granito de arena para una sociedad más justa y equilibrada, es informarnos, sensibilizarnos y concienciarnos al respeto.

Samuel Johnson dijo: “Las grandes obras son hechas no con la fuerza sino con la perseverancia”.

 

1.2.4. (1)

1.2.4. (2)

1.2.4.