MAHATMA GANDHI

Mahatma Gandhi, nacido el 2-10-1869 en Porbandar, India, fue un abogado, político y pensador conocido principalmente por reivindicar y conducir la independencia de la India por medio de métodos no violentos. Murió asesinado el 30-1-1948.

Su madre fue una de las más importantes influencias en su vida, puesto que de ella aprendió el respeto por los seres vivos, las virtudes del vegetarianismo y la tolerancia por las diferentes maneras de pensar, incluso hacia otras religiones diferentes a la suya (era hindú).

Con 18 años se trasladó a Londres para estudiar derecho en la University College London. Cuando acabó, volvió a Bombay (actual Mumbai) para intentar ejercer de abogado, no yéndole muy bien. Aquel mismo año de 1893 se le presentó la oportunidad de trabajar en Sudáfrica, cosa que le interesó mucho, puesto que en aquel país se estaba produciendo una lucha de resistencia y desobediencia civil no-violenta por parte de los indios que vivían allí, ya que estaban sometidos a una gran opresión, discriminación y humillación.

Un año después de llegar, creó un partido político para defender los derechos de sus compatriotas en aquel país. Después de 22 años de protestas no violentas, Gandhi consiguió bastante poder y respeto para poder negociar una solución para el conflicto entre Sudáfrica y los indios inmigrantes.

Mientras estaba en Sudáfrica, protagonizó muchos actos de rebeldía por no querer sentarse en las sillas destinadas a la gente de color, por no dar prioridades a la gente blanca y por otras situaciones de discriminación racial, prejuicios sociales e injusticias diversas.

Con ocasión de la puesta en marcha de una ley perjudicial para los indios de Sudáfrica, él y sus seguidores la desafiaron de manera abierta pero no violenta, sufriendo pacientemente todos los castigos que durante 7 años el gobierno fue imponiendo a miles y miles de indios.

El año 1915, Gandhi volvió a la India, donde se dedicó a difundir sus valores religiosos, filosóficos y políticos. De aquellos años destacan dos grandes protestas sociales: la marcha de la sal del 1930 y la reivindicación de la independencia de la India del imperio británico durante la segunda guerra mundial (1939-1945), llegando a obtenerla el 15 de agosto de 1947.

Unos meses más tarde, el 30-1-1948, Gandhi fue asesinado por un fanático ultra derechista hindú, que pensaba que Gandhi era un obstáculo para su proyecto de potenciar el poder del hinduismo en perjuicio de las otras creencias y religiones indias. Por lo tanto, Gandhi murió a la edad de 78 años en Nueva Delhi por defender su ideología de una sociedad igualitaria.

Durante los muchos años en qué se dedicó a la política reivindicativa, instauró nuevos métodos de lucha (las huelgas de hambre, la desobediencia civil, la no-cooperación y el boicot a la compra de ciertos productos y servicios) y en sus programas rechazaba la lucha armada y predicaba la no-violencia.

Fue encarcelado varias veces, y también su esposa Kasturba (con quien lo casaron a los 13 años y tuvieron 4 hijos) que murió en prisión.

Intentó reformar la sociedad india apostando por integrar las castas más bajas (muy desfavorecidas en aquellos años) y para desarrollar las zonas rurales. Desaprobó los conflictos religiosos que surgieron después de la independencia y defendió a los musulmanes del territorio hindú (el suyo).

Gandhi llevó una vida de sencillez, confeccionando su propia ropa y siendo un destacado vegetariano.

Entre las miles de reflexiones y frases que Gandhi dijo a lo largo de su vida y quedaron escritas, he escogido unas cuantas de las más cortas:

  • Hay muchas causas por las cuales estoy dispuesto a morir, pero ninguna por la cual esté dispuesto a matar.
  • La humanidad sólo puede liberarse de la violencia mediante la no-violencia.
  • No hay camino hacia la paz. La paz es el camino.
  • Lo que se obtiene con violencia, sólo se puede mantener con violencia.
  • Ojo por ojo y el mundo acabará ciego.
  • Con el puño cerrado no se puede intercambiar un apretón de manos.
  • Para una persona no-violenta, todo el mundo es su familia.
    • Los medios violentos nos darán una libertad violenta.
    • Con mi muerte conseguirán tener mi cuerpo, pero no mi sumisión.
    • El amor nunca reclama, siempre da. El amor tolera, nunca se irrita, nunca se venga.
    • Primero te ignoran, después se te ríen, después te atacan y, finalmente, ganas.
    • Lo más atroz de las cosas malas de la gente mala es el silencio de la gente buena.
    • Más que los actos de quienes son malos, es horrorosa la indiferencia de aquellos que son buenos.
  • Nadie puede hacer el bien en un espacio de su vida, mientras hace daño en otro. La vida es un todo indivisible.
  • No dejes que se muera el sol sin que hayan muerto tus rencores.
    • La grandeza de una nación y su progreso moral se pueden juzgar por la manera cómo trata a sus animales.
    • La fuerza no proviene de la capacidad física sino de la voluntad indomable.
    • Casi todo lo que realice será insignificante, pero es muy importante que lo haga.
  • La diferencia entre lo que hagamos y lo que somos capaces de hacer es suficiente para resolver la mayoría de nuestros problemas.
  • El verdadero progreso social no consiste en aumentar las necesidades, sino en reducirlas voluntariamente; pero para eso hace falta ser humildes.
  • Todo lo que se come sin necesidad se roba al estómago de los pobres.
    • El que retiene algo que no necesita es igual que un ladrón.
    • El conocimiento profundo de las religiones permite derribar las barreras que las separan.
  • Dicen que soy un héroe, yo débil, tímido, casi insignificante; si siendo como soy hice lo que hice, imaginaos lo que podéis hacer todos vosotros juntos.

 

2.2.3. (1)

104

103

102

101