MANUEL BROSETA, FCO. TOMÁS Y VALIENTE Y ERNEST LLUCH

La Universitat de València inauguró el 14-10-2014 una gran exposición titulada “Maestros de ciudadanía” dedicada a Manuel Broseta Pont, Francisco Tomás y Valiente y Ernest Lluch Martín. Con esta exposición, la Universitat de València quiso homenajear tres profesores de la misma que coincidieron en su compromiso cívico y político y, también, en ser asesinados por la banda terrorista ETA.

Esta exposición trata sobre la aportación de estos tres relevantes profesores y destacados políticos, y partícipes en primer plano de la construcción de la democracia, como universitarios en sus respectivos campos de especialización y la formación de discípulos, y como ciudadanos que apostaron por la democracia. La trayectoria académica y política, pues, son el núcleo de la narración de esta exposición.

Los tres pertenecen a la misma generación, estudiando en la Universitat de València y Barcelona en los años cincuenta. Completan y amplían los estudios, se integran en la universidad como ayudantes e investigadores, se doctoran y opositan para funcionario (catedrático o agregado), cosa que consiguen, lo que los permite desarrollar una fecunda tarea como investigadores en sus áreas de conocimiento, como docentes y maestros de discípulos.

Los tres pertenecen a la generación de los “estudiantes con inquietudes”, de la cual son representativos. Esta generación de universitarios se caracteriza, principalmente, por superar con su esfuerzo la mediocridad y el aislamiento cultural que había impuesto en el país la dictadura. A estos estudiantes se les ha denominado a veces la “generación del 56”, en alusión a la fecha de las primeras acciones que protagonizaron.

Un trazo común de los tres es que, como óptimos profesores jóvenes del momento, creyeron en la utilidad de las ciencias sociales para ayudar a cambiar la vida. Fueron demócratas y la dictadura los tenía por subversivos, pero sobre todo fueron competentes. Los tres tuvieron una profunda vocación universitaria, que es vocación intelectual de investigación, de lecturas, de buena docencia y de dirección de trabajos; los tres, cuando cesaron en política, volvieron a las aulas.

Apostaron por la democracia con flexibilidad de ideas, lucidez crítica y sentido de la oportunidad. Se implicaron en la conquista de la democracia, como estudiantes, como profesores, como “decanos demócratas”, como independientes, simpatizantes o comprometidos en organizaciones de la oposición.

Hicieron grandes aportaciones a la convivencia cívica, a la construcción de la democracia, al diseño del mapa autonómico, a la sanidad universal y a la construcción de Europa.

Los tres vivieron con vocación y plenitud su vida. Fueron académicos, intelectuales y políticos con la fuerza de la convicción más profunda, y finalmente los tres conocieron un trágico final: murieron asesinados por ETA.

Algunos datos biográficos de cada uno:

Manuel Broseta Pont nació en Banyeres de Mariola, L’Alcoià, el 13-10-1932 y murió en València el 15-1-1992.

Estudió Derecho en la Universitat de València donde se licencia en 1955. Participa activamente en la vida universitaria, se implica ya como decano de la Facultad de Derecho en la lucha contra la represión del franquismo. Es procesado y absuelto por el T.O.P. debido a sus artículos en la prensa; dimite como decano el 1972 como protesta y oposición a los intentos del Ministerio de Educación de depurar por razones políticas más de trescientos profesores y más de mil estudiantes universitarios españoles. En 1973 es el primer firmante de la solicitud de una cátedra de Lengua y Cultura Valencianas en la Universitat de València.

En el campo del derecho fue catedrático de Derecho Mercantil de la Universitat de València, ejerció como abogado y fue Consejero de Estado, entre otros. Su trayectoria política se inició en la lucha contra el franquismo participando en varios movimientos democráticos valencianos, como por ejemplo la Junta Democràtica del País Valencià, de la cual fue presidente.

Posteriormente se integró en la Taula de Forces Polítiques i Socials del País Valencià.

A finales de la década de 1970 Broseta se erigía como una figura de consenso para la transición valenciana. Progresista y con buenas relaciones con elementos de todo el arco político, era percibido como independiente todo y su colaboración con el presidente del Consell del País Valencià Josep Lluís Albinyana.

Elegido senador en las listas de UCD por València en las elecciones generales españolas de 1979, participó activamente en el proceso autonómico valenciano, abrazando el discurso anticatalanista del partido, y ya desde la Secretaría de Estado para las Administraciones Territoriales, entre 1980 y 1982, desarrolló una relevante tarea en el proceso de generalización de la autonomía.

Abandonó la política activa el 1982 y se dedicó en exclusiva a su despacho profesional y a su tarea docente en la Universitat de València.

En 1991 asumió la presidencia del Consell de Cultura de la Ciutat de València.

A principios de la década de 1990 vuelve a involucrarse tímidamente en política desde posturas conciliadoras y defendiendo el pacto lingüístico que llevaría a la creación de la Acadèmia Valenciana de la Llengua.
En 1992 fue asesinado por ETA.

2.2.11. (1)

 

 

Francisco Tomás y Valiente nació en València el 8-12-1932 y murió en Madrid el 14-2-1996.

Licenciado en Derecho por la Universitat de València en 1955, tuvo una clara vocación docente desde los primeros años. Esto le llevó a impartir clases en la misma universidad donde se había licenciado, y en las de La Laguna, Salamanca, Zaragoza y la Autónoma de Madrid.

En 1980 es elegido por las Cortes Generales como Magistrado del Tribunal Constitucional a propuesta del PSOE. El 1983 es nuevamente nombrado para el mismo cargo, y es escogido como Presidente del Tribunal Constitucional el 3-3-1986, renovando el cargo en 1989. Después del fin de su mandato se reincorpora en la universidad madrileña como Catedrático de Historia del Derecho.

En 1991 es elegido miembro de la Comisión de Arbitraje Internacional para la Conferencia de Paz de Yugoslavia, hasta que en 1995 es nombrado miembro permanente del Consejo de Estado. Fue miembro de la Real Academia de Historia a partir de 1989 y Doctor Honoris Causa en 1995 por la Universidad de Salamanca.

Tomás y Valiente se comprometió con la democracia cuando era catedrático de la Universidad de Salamanca, donde coincidió con el “asunto Tierno”; posteriormente también a él, en 1974, se le abrió expediente.
Destaca su tarea para convertir en democrático el aparato del Estado que en aquel momento salía de las oscuridades de la dictadura.

Escribió muchos libros.

El 14 de febrero de 1996 fue asesinado por miembros de la banda terrorista ETA en su despacho de la Universidad Autónoma de Madrid mientras preparaba unas clases.

2.2.11. (2)

 

 

Ernest Lluch Martín nació en Vilassar de Mar el 21-1-1937 y murió en Barcelona el 21-11-2000. Doctor en Ciencias Económicas por la Universitat de Barcelona, también estudió en la Universidad de la Sorbona, en París. Fue militante del PSC y uno de los fundadores del PSPV.

Portavoz de los socialistas catalanes en el Congreso de los Diputados y ministro de Sanidad y Consumo, nombrado en 1982 por Felipe González; ejerció el cargo hasta el 1986.

Cuando era profesor ayudante en la Universitat de Barcelona, fue expedientado, detenido en varias ocasiones y expulsado de la universidad por su actividad política antifranquista. Durante unos años enseñó en la Universitat de València, y fue uno de los ponentes del I Congrés d’Història del País Valencià.

Formaba parte del grupo conocido como los 10 de Alaquàs, cuando fue detenido por la Brigada Político-Social en la población valenciana del mismo nombre, donde tenían que constituir el Consell Democràtic del País Valencià que promovería la redacción de un estatuto de autonomía y la creación de un gobierno autónomo valenciano.

El grupo fue procesado y  se les impusieron 3 años de prisión que no cumplieron por indulto.

En abril de 1980 fue elegido portavoz de los socialistas catalanes en el Congreso de los Diputados y dos años más tarde, en las elecciones de octubre de 1982, fue elegido diputado por el PSC-PSOE. Felipe González le nombró Ministro de Sanidad y Consumo del primer gobierno socialista, cargo que ocupó hasta el 1986. Como hito importante de este mandato se le considera oficiosamente el padre intelectual de la “Ley General de Sanidad” de 1984, donde se ponen las bases legales para la universalización de la atención sanitaria.

En mayo de 1986 se retiró de la primera fila política para volver a la cátedra de Historia de Doctrinas Económicas de la Universitat Central de Barcelona. El 2 de enero de 1989, tomó posesión como rector de la Universidad Internacional Menéndez y Pelayo (UIMP), con sede central en Santander, y profundizó en la descentralización de los cursos de verano.

Destacó como defensor del diálogo como herramienta para conseguir el respeto por los derechos humanos y la paz en Euskadi.

Escribió varios libros.

El 21 de noviembre de 2000 fue víctima de un atentado mortal en el garaje de su casa, en Barcelona, reivindicado por el llamado Comando Barcelona de la banda terrorista ETA.

Como hemos visto, las vidas de estas personas quedaron entrelazadas fatalmente cuando las tres fueron asesinadas por ETA. Pero más allá de este trágico final, los tres catedráticos compartían un compromiso cívico y democrático, desde diferentes posturas, dejando un legado que perdura en sus alumnos y en sus obras.
Está muy bien que la Universitat de València les haya organizado una exposición para rendir homenaje a ellos y a toda una generación que se comprometió mucho, pero que también se mostró muy comprensiva, dialogante, tolerante y solidaria, para obtener nuevos espacios de democracia, libertad, justicia y prosperidad, como lo fue la Transición Española, y sin hacer uso de ningún tipo de violencia.

(Información extraída de la Universitat de València y de Wikipedia).

2.2.11. (3)