TENEMOS QUE HABLAR DE TU ADICCIÓN

Las conductas adictivas (a causa del alcohol, drogas, juego, sexo, Internet, etc.) son un grave problema que no solo afecta a quien las padece sino también a su entorno más cercano. De hecho, con frecuencia son los familiares y amigos los primeros en darse cuenta de que algo no va bien, mientras que el adicto suele ser incapaz de reconocer que tiene un problema. El apoyo y comprensión de la familia y el entorno más cercano son fundamentales para animarle a pedir ayuda y a seguir un tratamiento.

Sin embargo, muchos adictos se sienten aislados, marginados e incluso abandonados por parte de sus familiares y amigos, lo que dificulta mucho que puedan tomar la decisión de buscar ayuda. Y es que convivir con una persona con problemas de adicción no es fácil y en ocasiones no se sabe cómo ayudarle y persuadirle para que tome la decisión de abordar su enfermedad.

La familia juega un papel fundamental en el proceso de adición y/o recuperación de la persona adicta. Al igual que en otras enfermedades, los familiares de personas con adicciones se encuentran ante un problema que no saben cómo abordar e incluso puede que no alcancen a comprender, sobre todo porque quieren ayudar a una persona a curarse de una enfermedad que ni siquiera reconoce tener.

El estigma de las adicciones ha posicionado este tema en la sociedad como una cuestión “tabú”, haciendo que miles de personas y sus familias sufran de esta enfermedad en silencio. Quien necesita información la tendrá que buscar, porque no será común encontrársela en una conversación rutinaria. Todo este panorama apunta a que las familias no solo necesitan asesoramiento e información, sino que tienen un papel fundamental en la recuperación de sus familiares adictos, puesto que forman parte directa del tratamiento, y así lo demuestran diversos estudios científicos.

Los pacientes de adicciones normalmente sufren cambios de comportamientos y una desestabilidad emocional que solo su propio autocontrol, la familia y los profesionales pueden ayudar a solucionar. Para las familias tener una persona con problemas de adicción cerca también puede suponer un cambio trascendental debido a la presión a la que están sometidas por querer una recuperación inmediata de sus seres queridos. Sienten la necesidad de ayudar, de participar y en muchas ocasiones sienten que fracasan. Por este motivo, es necesario que la familia sea plenamente consciente del problema que sufre el adicto, se informe y pida ayuda. Su apoyo incondicional y paciencia serán decisivos para una debida recuperación del paciente y para recuperar la armonía familiar.

Según los expertos, uno de los principales mecanismos de defensa de un adicto es la negación, que aparece por querer minimizar la situación y querer compararse con otros que están peor, incluso a veces llegan a dudar que de verdad existe el problema. Entonces, muchos de los familiares que viven con el adicto, desarrollan estos mismos síntomas por la ignorancia que tienen de esta problemática y reaccionan al comportamiento del adicto como si se tratara de una persona normal y sana. Aquí es donde radica el problema y por esto será muy importante que los conocidos del paciente puedan encarar y enfrentarse al tema, hablando, sin negar el problema, informándose y pidiendo ayuda. Nunca se debe juzgar al paciente, solamente hay que intentar ayudarlo.

Algunas primeras recomendaciones para cuando se sospeche de un familiar o amigo con una adicción:

– Háblale abiertamente del problema y escúchale sin juzgarle, aunque no comprendas o compartas las razones con las que pretende explicar su adicción. (Elige un momento en el que tu familiar o amigo no esté bajo la influencia de su adicción)

– Muéstrale tu preocupación sobre cómo se está comportando y el impacto que la adicción está teniendo o puede tener en él y en su entorno. Explícale que tiene una enfermedad y que necesita ayuda profesional. Ofrécete a acompañarle para que se sienta arropado.

– No te frustres si rechaza tus sugerencias y recomendaciones para buscar ayuda profesional. Insiste sobre esta idea cada vez que puedas y recuérdale que estarás a su lado siempre que te necesite.

– Nunca hay que favorecer al adicto dándole dinero, mintiendo por él, encubriéndole, etc. Favorecer a una persona adicta es perjudicial para ti, para él y para sus otras relaciones.

– Hay que evitar los desencadenantes de la adicción. Por ejemplo, no beber alcohol en su presencia ni visitar lugares donde el alcohol sea prominente.

– Brindar apoyo a un adicto puede ser difícil y frustrante. Hay momentos en que puedes estar enojado con él. Intenta expresar tus sentimientos de una manera calmada y directa. Evita levantar la voz, amenazarle o juzgarle. Habla con el sobre sus preocupaciones y su salud. Enfócate en el futuro, no en el pasado.

– Si conoces otras personas que han pasado por esta situación, hablar con ellas puede servirte de apoyo gracias a la empatía que produce el hecho de haber vivido situaciones similares.

– Y, sobre todo, con el beneplácito de la persona adicta, pide ayuda para él y para ti a vuestro médico de cabecera, el cual os indicará el mejor camino a seguir (normalmente dirigiéndoos a un profesional especializado en adicciones, el cual tendrá en cuenta las circunstancias específicas que atraviesa tu familiar o amigo, te sugerirá el mejor enfoque y te orientará sobre el tipo de tratamiento y plan de seguimiento que probablemente funcione mejor).

Autotest para detectar síntomas de adicción a Internet y a los videojuegos.

(Si tienes alguna sospecha de adicción sobre ti mismo, hazte este test gratuitamente en la web http://www.triora.es)

¿Ocultas a veces tu comportamiento con respecto a Internet o los videojuegos?

¿Te parece que juegas a videojuegos o estás conectado a Internet más tiempo del que querrías?

¿Has fingido estar enfermo, has llegado tarde al trabajo o te has saltado las clases para seguir jugando, o por haber estado conectado o jugando hasta tarde la noche anterior?

¿Te dedicas a jugar o navegar por Internet cuando te encuentras mal emocionalmente?

¿Te privas de horas de sueño por jugar o navegar por Internet por las noches?

¿Interfiere tu afición por los videojuegos o por Internet con tu vida social, familiar o laboral?

¿Te encuentras mal psicológicamente si reduces o evitas las actividades en línea o los videojuegos?

¿Has tratado sin éxito de reducir la cantidad de tiempo que dedicas a jugar o navegar por Internet?

Autotest para detectar síntomas de adicción al alcohol.

(Si tienes alguna sospecha de adicción sobre ti mismo, hazte este test gratuitamente en la web http://www.triora.es)

¿Quieres dejar/reducir el consumo de alcohol pero no puedes?

¿Bebes más cantidad de alcohol o más a menudo de lo que querrías?

¿Pasas mucho tiempo bebiendo o recuperándote de los efectos del alcohol?

¿Sientes a veces un ansia extrema por beber alcohol?

¿La bebida (o la resaca como consecuencia) está interfiriendo con tu trabajo, tu vida familiar o tus estudios?

¿Continúas bebiendo aunque esto te cause problemas en tu entorno social?

¿No dejas de beber ni siquiera si de esta forma te pones a ti mismo o a terceros en peligro?

¿Continúas bebiendo aunque sabes que tienes un problema físico o psicológico que puede haberte causado el alcohol o haber empeorado por tu consumo?

¿Necesita beber cada vez más alcohol para conseguir el efecto que buscas?

¿Estás desarrollando síntomas de abstinencia, como por ejemplo problemas de sueño, temblores, inquietud, nauseas, sudoración, taquicardia o convulsiones?

Información extraída de muysaludable.sanitas.es y triora.es