SORPRENDENTES HISTORIAS DE PERROS BENEFACTORES

Este perro de la foto, denominado Orión y de raza Rottweiler, rescató 37 personas los días 15 y 16 de diciembre de 1999, durante la tragedia de Vargas, Venezuela (aludes de barro y de agua así como corrimientos de tierras, que produjeron miles de muertos).

El perro ladraba nervioso desde primera hora de la mañana, puesto que su instinto le debía decir que se acercaba una catástrofe. De golpe, un alud de agua obligó a su propietario a dejar la casa e irse a un lugar seguro con toda la familia.

partir de aquí, el perro salvó a una niña de ocho años cuando era arrastrada por el agua. Los que lo vieron, pensaban que el perro se había vuelto loco al verlo saltar y nadar entre turbulentas aguas que arrastraban troncos y otros materiales. De pronto, vieron que se posicionaba junto a una niña y que abría la boca para cogerla. Todo el mundo se puso a gritar de miedo, porque creían que le podía hacer daño con sus dientes en aquella situación. Pero no fue así, la cogió sólo por la ropa y la trajo hacia la orilla sin daño alguno.

Después volvió a saltar y salvó otra niña de 14 años. A continuación, ayudó ocho niños más a subir a lugares altos para no se los llevara el agua.

Y así se pasó toda la noche y parte de la mañana siguiente, explicaron los que lo vieron salvar hasta 37 personas de morir ahogadas. Toda una proeza y una prueba de solidaridad hacia los humanos.

Orión fue condecorado con la Medalla de Honor al Valor. Vivió hasta el año 2008.

3.1.12. (1)

3.1.12. (9)

 

Otro perro, en Palma de Mallorca, salvó la vida a varios vecinos de un edificio que se incendió, el 26 de diciembre de 2010.

Los servicios de emergencia fueron avisados de que había un edificio en llamas. Rápidamente se personaron los bomberos, que sofocaron el fuego, después de muchos trabajos. Los servicios sanitarios atendieron dospersonas que sufrían crisis de ansiedad, trasladándolas al hospital de Son Espases, sin más daños personales. Durante la extinción del incendio se vivieron momentos de mucho dramatismo y nervios, quedando la vivienda totalmente calcinada.

Pero, el auténtico héroe del siniestro fue un perro pastor alemán que vivía en el edificio y que, al detectar el inicio del fuego, se puso a ladrar hasta que se levantaron y abandonaron el edificio todos los vecinos que se encontraban dentro. Desgraciadamente, el perro murió intoxicado por el humo.

Muchos vecinos de aquel edificio incendiado recordarán siempre aquel perro pastor alemán, del que no sé el nombre, como su gran salvador.

3.1.12. (2)

 

Se sospecha que unos 150.000 perros son abandonados cada año en España. En muchos casos sus propietarios, antes de abandonarlos, les hacen un corte en el cuello para sacarles el chip identificativo (porque, si los encuentran, sin chip no puede haber denuncia).

“Turco” era un perro jovencito de raza “labrador” que vagabundeó no se sabe cuánto tiempo por las afueras de Tarifa, el verano de 2008, con un corte en el cuello producido por la extracción del chip antes de ser abandonado, muy delgado, medio muerto de sed y hambre… hasta que fue a parar a un campo de maniobras donde lo recogieron unos militares. Turco estaba tan traumatizado que olvidó incluso cómo se ladraba.

Una joven soldado vallisoletana, que se llama Cristina Plaza Jorge, le cuidó hasta recuperarlo plenamente, excepto que unos años después todavía no ladraba.

Un día, un bombero del grupo de especialistas en rescates de la Junta de Castilla y León, lo vio e intuyó enseguida que podría servir para tareas de rescate, pues se dio cuenta que lo husmeaba todo con la curiosidad de un detective. Le pidió permiso a Cristina para hacerle unas pruebas, lo cual le concedió.

Pasados quince días, el bombero llamó a Cristina para avisarla de que Turco ya ladraba y que había empezado los entrenamientos de rescate con mucho éxito, por lo que se lo quedaban.

A primeros del año 2010 se produjo un gran terremoto en Haití, yendo el grupo de rescate que adiestró a Turco, llevándoselo. Salvó 18 vidas, entre ellas a un niño de dos años de nombre Redjeson Hausteen Claude, el cual hacía dos días que estaba debajo de los escombros de una casa hasta que Turco lo localizó.

3.1.12. (10)

3.1.12. (3)

 

Un caso muy parecido pasó también en Haití, con ocasión del mismo terremoto, donde un perro de nombre Perla (aunque fuera negro) y también de raza “labrador” salvó 12 vidas.

La Fundación de Perros de Investigación de los EE.UU. lo había sacado de un refugio de perros abandonados, yendo a parar a los bomberos de Los Ángeles, los cuales lo llevaron a Haití donde hizo un trabajo extraordinario.
Perla fue nombrado “perro del año 2010”.

3.1.12. (4)

 

En el año 2008, una perrita callejera salvó un bebé que había sido abandonado dentro de una caja de cartón en un campo baldío del Brasil. El animal, que iba solo, encontró la caja y la empujó hasta las casas más cercanas donde empezó a ladrar hasta que despertaron los vecinos.

El bebé, que pesaba 2,5 Kg., hacía pocas horas que había nacido y fue hospitalizado hasta recuperarse plenamente.

En Nairobi, Kenia, también pasó un caso muy parecido, donde un perro también callejero salvó la vida de un bebé que encontró abandonado en el bosque. Parece ser que el perro arrastró al niño hasta llegar a una carretera muy transitada.

Nicolás, un chico de 16 años de Chimbas (San Juan, Argentina), salió de casa para recoger la ropa del tendedero cuando empezó a llover y recibió una descarga eléctrica, puesto que el alambre del tendedero estaba en contacto con una mala conexión eléctrica de un portátil, quedándose pegado.

Sus familiares intentaban desprenderlo, pero no lo conseguían, hasta que aparecieron sus dos perros, de nombres Bianca y Aron, que saltaron sobre el niño y lo desprendieron de la corriente eléctrica.

El perro macho, Aron, se hizo daño pero se recuperó; en cambio, Bianca murió en el acto, ya que su cuerpo sirvió de descarga para desprender a Nicolás. El chico fue trasladado al Hospital Rawson donde se recuperó bien de las quemaduras que tenía en el pecho y en la rodilla.

3.1.12. (5)

 

A finales del año 2008, un joven universitario murió por un accidente de moto en una esquina de la avenida Papa Paulo de la ciudad de Cochabamba (Bolivia). En el momento del accidente, lo seguía su perro mestizo.
Pues bien, dándonos una gran lección de lealtad y perseverancia, a pesar de haber pasado más de 5 años desde el accidente, el perro sigue esperando su amo en aquella misma esquina, donde a menudo lo llora.

La gente de la zona, que lo conoce muy bien después de tantos años de verle allí, le ha puesto de nombre “Hachi” y lo alimenta y cuida continuamente.

Los familiares del chico muerto y otras muchas personas intentaron llevárselo a casa, pero “Hachi” siempre acababa volviendo a la esquina del accidente, por lo cual finalmente lo dejaron que hiciera lo que quisiera.

3.1.12. (12)

 

El nombre de “Hachi” se lo pusieron porque este era el nombre abreviado del perro de un profesor de la Universidad de Tokio que murió en 1925 de una hemorragia cerebral mientras daba una clase y que se llamaba Hisaburo Ueno.

Este perro del profesor fue cada día y durante los nueve años siguientes a su muerte a la estación de Shibuya, a la hora en que llegaba el tren que le devolvía a su casa, para recibirlo.

Esta historia ha quedado inmortalizada con una estatua que se plantó en el lugar donde esperaba a su protector. También le dedicaron una  película titulada “Hachiko: A Dog’s Story” (Siempre a tú lado Hachiko), protagonizada por Richard Gere.

3.1.12. (13)

 

¡Cuántas veces los humanos tendríamos que aprender de la solidaridad de los animales!

Leonardo da Vinci dijo: “Llegará un día en que los hombres conocerán el alma de las bestias, y entonces matar un animal será considerado un delito como matar un hombre”.

(Estas son algunas de las sorprendentes historias publicadas en 20minutos.es y otros medios de comunicación).