EL JUBILADO QUE AMA LOS LIBROS

Antonio La Cava es un maestro jubilado italiano que desde hace 11 años recorre las aldeas de la región de Basilicata, al sur de Italia, con un ingenio obra suya: un bibliomotocarro con el cual enseña a los niños a querer a los libros.

Con el sonido de un órgano avisa de la llegada a la plaza del pueblo del curioso artefacto con techo de tejas y chimenea humeante (conectada al tubo de escape), alrededor del cual se arremolinan los niños.

“¿Quieres un libro para leer o para escribir?”, les pregunta Antonio, puesto que trae libros imprimidos y libros en blanco. Los niños suelen preferir un libro para escribir.

Al jubilarse, con 42 años dedicados a la enseñanza, Antonio quiso seguir inculcando a los niños su pasión por los libros, y se le ocurrió crear una biblioteca portátil con un motocarro que compró de segunda mano y una caseta que montó encima con estantes a los lados donde caben 700 libros.

“La lectura tiene que ser un placer, no un deber”, dijo en un reportaje televisivo. También dijo que no le parece bien que las escuelas se centren en la técnica y no en el placer de la lectura. Por eso hace lo que hace.

(Este escrito es un resumen de un artículo publicado en Público el 10-5-2014)

3.2.4.