LOS VALORES

Un valor es el hecho propio del ser humano que hace que tengamos determinadas actitudes hacia la vida y nos comportemos de una manera concreta. Un valor constituye el motor y la guía de nuestra conducta y es un filtro para nuestras percepciones y concepciones del mundo. La educación en valores es un reto para todo el mundo.

Maria Rosa Buxarrais.

 
Valoramos y somos valorados. Valoramos las acciones de los demás, valoramos las personas de nuestro entorno y valoramos los objetos que nos rodean; simultáneamente, los demás valoran nuestras acciones y valoran nuestra persona. Los humanos no sabemos vivir sin valorar; no tenemos una actitud indiferente y pasiva ante la realidad, sino que la sentimos como bella o fea, como buena o mala, como agradable o penosa, como noble o vil.

Atribuimos un valor a una acción cuando afirmamos que es buena, atribuimos un valor a una persona cuando decimos que es bella, atribuimos un valor a un objeto cuando afirmamos que es útil. Pero las cualidades buena, bella y útil aplicadas a una acción (por ejemplo, ayudar a un amigo), a una persona o a un objeto (mis deportivas) no son visibles como lo son las acciones o las personas, ni se pueden tocar como se pueden tocar los objetos.

Un valor es, pues, una cualidad, una propiedad o un rasgo que, atribuido a acciones, personas u objetos, justifica una actitud positiva y preferencial hacia ellos.

Xtec.cat

 
El valor de una cosa es el conjunto de cualidades que la hacen estimable. Según la escuela que los agrupe, los valores se pueden dividir en absolutos o relativos, siendo los absolutos universales y los relativos los que dependen de cada persona o comunidad. En ética se dice que suponen un imperativo de acción, es decir, obligan a actuar de una manera determinada según se tengan unos valores u otros. El valor es, pues, el núcleo de toda moral. Cada persona tiene unos valores determinados, y también tiene unos cada cultura.

Algunos de los valores tradicionales son: amor, honestidad, justicia, libertad, respeto, responsabilidad, tolerancia social, solidaridad…

Viquipèdia.org

 
El concepto “valioso”, aquello que vale la pena, quiere decir cosas diferentes para las personas. Hay quién piensa que lo más importante es tener muchas cosas, otros piensan que es tener amistades de verdad y, también, hay quién cree que es tener un estatus social, es decir, un nombre, etc. Los valores, aquello que es importante para cada cual, se van formando gracias a las experiencias personales y sociales.

Los valores influyen en las decisiones cotidianas aunque muchas veces no se es consciente de esta influencia. Los valores marcan el estilo de vida de cada cual. Cada persona, sin proponérselo, se va construyendo una escala o jerarquía de valores condicionada por la educación recibida y por la sociedad donde vive.

Valor: Es un objetivo que nos proponemos en la educación y que parte de la idea que ayuda a ser más persona. Es la convicción razonada de que algo es bueno o malo para llegar a ser más humanos.

Actitud: Es una disposición que se tiene que despertar en las personas para adquirir y asimilar un valor.

Norma: Es la explicitación a nivel colectivo de un valor.

Conflicto de valores: Cualquier sociedad bajo la influencia de la historia ha aceptado e interiorizado de forma diferente unos valores propios y algunos de otras culturas.

Antes, la escuela educaba según los valores que marcaban la religión y el estado, que eran también los que dominaban en la sociedad. Por eso, generalmente, no había conflicto. Cuando estos valores no han sido libremente interiorizados por la mayoría, no han tenido sentido o han sido rechazados. El consenso que podía existir antes era artificial, estaba basado en la imposición y fundamentado en una obediencia institucionalizada en el ámbito social, familiar y escolar.

Ahora se dice que hay una crisis de valores y de creencias, y quizás todo esto es positivo para volver a replantear qué valores tenemos o queremos.

Educacionsinfronteras.org

 
Educar los hábitos y fomentar una buena educación en valores, ¿sirve para algo? Sin duda que sí, puesto que los hábitos participan en el crecimiento personal. Desde el ámbito educativo y familiar hay una preocupación por el valor de la educación y para educar en valores. Los padres tenemos que recordar que somos los profesores más importantes en la vida de nuestros hijos. Tenemos el privilegio y la responsabilidad de compartir nuestras experiencias de vida con ellos.

El papel educativo de la escuela es indiscutible, pero la educación integral no se consigue por el hecho de ir a un buen colegio. Es cierto que el aprendizaje de los conocimientos es una parcela de la educación que los padres delegamos a los maestros. Pero somos responsables del desarrollo adecuado de actitudes, valores y hábitos de nuestros hijos, cosa que les permitirá realizar con acierto el viaje de la vida.

Rosa Agulló y Gasull.