El HIPOPÓTAMO Y LA TORTUGA

Esta es una historia que pasó en 2005 después del tsunami de las costas de Kenia y que nos demuestra que no hay diferencias insalvables cuando se trata de hacer el bien a los demás. Los protagonistas son un cachorro de hipopótamo, llamado Owen, y una tortuga centenaria llamada Mzee.

Fue de la siguiente manera:

Un hipopótamo bebé que sobrevivió a las oleadas del tsunami, fue rescatado en mal estado de salud y deshidratado, llevándolo a la Reserva Natural de Mombasa.

Allí, con gran sorpresa para todos, fue “adoptado” por una tortuga centenaria de color gris oscuro similar al de los hipopótamos adultos, y establecieron un vínculo tan fuerte que se volvieron inseparables.

Nadaban, comían y dormían juntos. El hipopótamo seguía la tortuga a todas partes como lo habría hecho con su madre biológica, y ésta le lamía la cara y le protegía cuando alguien se acercaba a él.

Aunque finalmente los separaron, la tortuga desarrolló un gran papel en la vida inicial del hipopótamo.

Si esto pasa de manera casi anti natural en especies totalmente diferentes, ¿que no podríamos hacer juntos los seres humanos si fuéramos capaces de salvar pequeñas diferencias de piel, nivel social, política o religión? ¡Cómo cambiaría el mundo si nos uniéramos en proyectos comunes!

(Resumen de una información de Bbcmundo.com del 6-1-2005).

 

3.1.13.