FRASES CÉLEBRES SOBRE EL EGOÍSMO

– El egoísmo no es vivir como uno desea vivir, es exigir a los otros que vivan como uno quiere vivir. (Óscar Wilde)

– ¡Lo mío, por mí y para mí! Yo soy mi prójimo. (Terencio)

– De entre los hombres que pudiendo no hacen bien, salen los que hacen mal; los grandes egoístas son el plantel de los grandes malvados. (Concepción Arenal)

– El egoísmo no es el amor propio, sino una pasión desordenada por uno mismo. (Aristóteles)

– El egoísta se ama a sí mismo sin rivales. (Cicerón)

– El gran principio del egoísmo está en la persuasión de que todos los hombres son egoístas. (Jacques De Lacretelle)

– El interés no tiene templos. Pero es adorado por muchos devotos. (Voltaire)

– El provecho de uno es el perjuicio de algún otro. (Michel E. De Montaigne)

– El único egoísmo aceptable es el de procurar que todos estén bien para estar uno mejor. (Jacinto Benavente)

– La costumbre de vivir para nosotros nos hace cada vez más incapaces de vivir para el prójimo. (Alejandro Vinet)

– Los intereses particulares hacen olvidar fácilmente los públicos. (Montesquieu)

– Los privilegiados arriesgarán siempre su completa destrucción antes que ceder una mínima parte de sus privilegios. (Antonio Gala)

– Más que las ideas, a los hombres los separan los intereses. (Alexis De Tocqueville)

– Solo sentimos los males públicos cuando afectan a nuestros intereses particulares. (Tito Livio)

– Tu propio interés te sirve mejor no dejándote llevar por él. (Lao-Tsê)

– Una de las desdichas de nuestro país consiste, como se ha dicho hartas veces, en que el interés individual ignora el interés colectivo. (Santiago Ramón y Cajal)

– Siempre se repite la misma historia: cada individuo no piensa más que en sí mismo. (Sófocles)

– Cuando el hombre se mira mucho a sí mismo, llega a no saber cuál es su cara y cuál es su careta. (Pío Baroja)

– El egoísmo es el único ateísmo verdadero; el anhelo y el desinterés, la única religión verdadera. (Israel Zangwill)

– Un egoísta es aquel que se empeña en hablarte de sí mismo cuando tú te estas muriendo de ganas de hablarle de ti. (Jean Cocteau)

– Hay personas que se consolarían hasta del fin del mundo, con tal de que ellas lo hubiesen anunciado. (Friedrich Hebbel)

– El egoísta sería capaz de pegar fuego a la casa del vecino para hacer freír un huevo. (Sir Francis Bacon)

– No hay cristales de más aumento que los propios ojos del hombre cuando miran su propia persona. (Alexander Pope)

– Primero son mis dientes que mis parientes. (Refrán)

– El hombre es un lobo para el hombre. (Thomas Hobbes)

– No hay verdadera felicidad en el egoísmo. (George Sand)

– Después de mí, el Diluvio. (Luis XV de Francia)

– Me he dado cuenta de que la mayoría de la gente está demasiado preocupada con su propia vida para dedicar a los demás el menor pensamiento. (Douglas Coupland)

– Nadie es nunca secundario para sí mismo. (François Rabelais)

– Hay otro linaje de escépticos muchos más terribles, si cabe, que los que creen que todo es materia; todavía queda el caso de aquel escéptico para quien todo se reduce a su propio yo. (Gilbert Keith Chesterton)

– Para juzgar cuánto importunamos al hablar de nosotros mismos, debemos tener en cuenta cuánto nos molestan cuando hablan de sí mismos. (Madame de Sévigné)

– Todos los hombres buscan una recompensa. Nadie hace nada por nada. (Giovanni Papini)

– Mirad no suceda que, mientras guardáis la tierra, perdáis el cielo. (Valerio Máximo)

– Nos interesan los demás cuando se interesan por nosotros. (Publio Siro)

– El egoísta es una persona de mal gusto que se preocupa más de sí mismo que de mí. (Ambrose Bierce)