¿QUÉ HA PASADO EN BOLIVIA DESPUÉS DE HABER IDO YO?

En relación con el escrito publicado en este mismo blog el 19 de octubre de 2019, titulado “Viaje a Bolivia con Manos Unidas (1ª parte)” (Sección ONGs, tema 03.13.), y a causa de los graves acontecimientos que se están produciendo estos días en aquel país, he creído conveniente hacer una 3ª parte para comentar brevemente lo que, en mi opinión, le está pasando a Bolivia.

Primero que todo hay que decir que mientras estuvimos en Bolivia estaban en plena campaña electoral y que nos pareció todo muy tranquilo. Volvimos el día 10 de octubre y las elecciones se celebraron el día 20.

Oficialmente ganó Evo Morales, pero inmediatamente fue acusado de haber alterado el recuento de votos hasta el punto de tener que dimitir y salir repentinamente del país el día 11 de noviembre hacia México, posiblemente debido a una conspiración de sus adversarios ultra conservadores con la colaboración de la policía y el ejército.

Inmediatamente se auto proclamó presidenta interina de Bolivia la senadora de la oposición Jeanine Áñez, a pesar de no contar con la mayoría parlamentaria necesaria. A partir de entonces se han producido muchos disturbios, así como enfrentamientos con víctimas mortales entre partidarios y adversarios de Evo, y entre partidarios y la policía. Desgraciadamente, de repente, Bolivia se ha convertido en un país fracturado en dos.

Hay que decir también que los últimos años Evo ya no contaba con una mayoría de partidarios tan grande como antes, hasta el punto de que el año 2016 organizó un referéndum para cambiar la Constitución y permitirle presentarse a un cuarto mandato como presidente de Bolivia. Lo perdió, pero aun así, este mes de octubre se volvió a presentar amparándose en unas razones bastante dudosas.

No obstante, en los casi 14 años de mandato, Evo Morales consiguió reducir la pobreza del 60% al 34%, modernizó el país, propició que la economía creciera a una media anual del 4,9% y que casi no hubiera inflación.

Cómo se dice en el escrito nombrado anteriormente, “antes del año 2006, en qué ganó las elecciones Evo Morales, hubo mucha inestabilidad política y económica en Bolivia, con varios dictadores militares durante los años 60, 70 y 80”. Lo que no dice es que hasta entonces los indígenas, mayoritarios en el país, siempre habían sido discriminados política, económica y socialmente.

Con la llegada de Evo a la presidencia del gobierno esto cambió rotundamente (él mismo es indígena aymara), dedicándose a mejorar la educación, la sanidad, las condiciones de vida (*) y, sobre todo, la representatividad de los indígenas en la vida política, social y cultural de Bolivia. (**)

Pero, por el que se ha visto estos últimos días en los medios de comunicación, en algunas iglesias y en las calles, lo que no consiguió es erradicar el racismo existente contra los indígenas en las capas medianas y altas de la sociedad (predominantemente “blancas”) así como los prejuicios contra los más pobres del país (cosa no exclusiva de Bolivia sino extendida en muchos lugares del mundo).

Una de las cosas que se le podría reprochar a Evo es que, en su afán de restituir los derechos que les correspondían a los indígenas, “descuidó” y en algunas ocasiones quizás incluso “atacó”, a las clases medianas y altas no indígenas del país, lo cual le ha estallado ahora “en plena cara”. En mi opinión, un político debe tener mucha mano izquierda y procurar “atender a todo el mundo”, aunque trabaje preferentemente por los más necesitados, como era el caso de Evo.

Aprovechando la ocasión, esto “de atender a todo el mundo” lo hago extensivo a los políticos catalanes y españoles con responsabilidades públicas, puesto que parece que solo piensan en sus respectivos “parroquianos fieles” y no en todos los que tendrían que disfrutar de su “atención” por pertenecer a su demarcación y, por lo tanto, ser también responsabilidad suya.

 

(*) La ciudad de La Paz (de unos 800.000 habitantes) tiene un suburbio, ahora con municipio propio, que se llama El Alto (de unos 900.000 habitantes) y es mayoritariamente indígena y muy pobre. Aun así, en El Alto, todo el mundo tiene gas natural en su casa para cocinar, aunque viva en una chabola, y con un coste muy bajo, gracias a Evo Morales y la nacionalización del gas del país. En caso de no disponer de gas, sería muy difícil a este casi millón de personas poder cocinar (así como a otras muchas personas pobres de otras zonas urbanas), puesto que la electricidad es más cara y de leña hace años que no queda en los alrededores de El Alto.

(**) Según la ONU, en el mundo hay 370 millones de indígenas que constituyen el 15% de las personas más pobres del mundo. La degradación y el acaparamiento de los territorios de los cuales depende la supervivencia de las comunidades indígenas son dos vulnerabilidades compartidas a escala global por estas poblaciones, en muchos casos a consecuencia de grandes proyectos económicos como la agroindustria, minería, explotaciones petroleras, grandes infraestructuras, etc., así como el deterioro medioambiental acentuado por los efectos del cambio climático.

La Asamblea General de las Naciones Unidas, el 13 de septiembre de 2007 aprobó la Declaración Sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas. Este texto recoge los derechos individuales y colectivos de los pueblos indígenas en relación con la cultura, la identidad, la educación, la salud, el territorio, el trabajo y la lengua, entre otras.

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s