LAS RECLUSAS DEL FUEGO

DILEMAS ÉTICOS – Soraya Hernández – Revista Valors – https://valors.org

En California, entre el 50 y el 80% de los bomberos que trabajan controlando un incendio son reclusas del sistema penitenciario que ganan entre 1 y 2 dólares la hora. ¿Es ético y justo para la sociedad que pongan en peligro sus vidas por este sueldo?

Uno de los debates que se llevan a cabo con interés en nuestra sociedad es lo relacionado con el servicio a la comunidad que podrían o tendrían que hacer aquellas personas que se encuentran presas por haber cometido un delito, ya sea para rehacer el vínculo de confianza como para contribuir en los gastos que se generan por su retención en una prisión. Con este caso, totalmente real, aprovecharemos para deliberar sobre los dilemas éticos que se pueden derivar de la situación que se describe así como tendremos la oportunidad de reflexionar sobre el papel de la mujer reclusa en la comunidad, las implicaciones de los programas de reinserción y las posibles similitudes o parecidos entre diferentes países.

Shawna ha muerto durante un incendio en Malibú cuando ella y otras mujeres reclusas como ella intentaban apagarlo. El suelo se hundió bajo sus pies. Su madre ha recibido la noticia cuando quedaban seis semanas para la salida de Shawna, en prisión hacía unos tres años por robo y posesión de drogas. Ha tenido una ceremonia oficial de los bomberos y la madre ha recibido la bandera americana tal como se merece cualquier otro bombero. Pero este ritual no le quita el sufrimiento de haber perdido a su hija.

Cómo ella, otras mujeres de las prisiones de California pueden trabajar por menos de un dólar la hora, sueldo que es aumentado hasta unos dos dólares si entran en uno de los equipos contraincendios creados por el sistema penitenciario. Para poder entrar en el programa tienen que pasar un examen de aptitud física y recibir un entrenamiento de tres semanas, impartido por profesionales, en lugar de la formación de tres años que recibiría cualquier otro bombero del estado. Las reclusas entran entonces a vivir en unos centros especiales desde donde tienen acceso casi directo a las diferentes zonas del terreno donde normalmente los incendios se dan con más frecuencia. Allá se respira más libertad que en la prisión y disponen de más servicios, como por ejemplo biblioteca. Cuando se declara un fuego, las mujeres marchan en equipos, se apoyan las unas a las otras y afrontan el peligro y el miedo, trabajando durante horas y horas sin descanso. La mayoría expresa una gran sensación de bienestar cuando algún vecino les agradece haberles salvado la vida, pero poniendo en riesgo la suya por la carencia de formación y supervisión.

¿Cuáles son, pues, los interrogantes éticos que pone sobre la mesa este caso?
Por un lado, hay que pensar en si el trabajo de las personas que ya cumplen una pena de privación de libertad es ético dentro de una sociedad moderna, si se propone como una contraprestación hacia la comunidad o como un programa de reinserción a esta. Si se valora como positivo, también hay que reflexionar sobre el tipo de trabajo que se llevará a cabo, si tiene que ser remunerado y controlado, sobre todo si se corren riesgos y existe un peligro real, como en el caso de las reclusas de California.

¿Qué pensáis del caso expuesto? ¿Pensáis que se trata de un programa de reinserción o de un tipo de aprovechamiento del propio sistema? ¿Creéis que es importante que los presos sean útiles de alguna manera para la sociedad? Y, si es así, ¿cómo hacer una buena regulación? Y, yendo algo más allá, ¿qué pensaríais de compartir espacio de trabajo con personas que todavía se encuentran en prisión? ¿Sería posible en nuestro contexto social y cultural? ¡Ahora es vuestro turno!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.